19-ago-2016 10:00:00

Tips

¿Qué me conviene más: comprar o rentar una casa en Mexicali?

Andrea Sánchez

Blogger
Andrea Sánchez

Recibe los mejores tips de la industria en tu inbox

Recomienda y gana más con PromoCasa, gana hasta $12,000 pesos extras

Desembolsar una mensualidad por uno, dos o cinco años te puede llevar a pensar ¿No sería más fácil invertir esa cantidad y comprar una casa en Mexicali, abonar mes con mes, y no volver a pensar en el pago nunca más? Llegado cierto momento es la pregunta que todo mundo se hace: ¿Qué conviene comprar o rentar?

La respuesta, aunque no lo parece, es mucho más sencilla de lo que crees, todo depende de reconocer tus condiciones, tus necesidades, prioridades y sueños. Todo depende de ti.

El riesgo de lo seguro

Cuando tus decisiones te han llevado al punto de tener una pareja, una rutina, imaginar hijos, imaginar verlos crecer, entonces estarás concentrado en un punto, desarrollando una base, vislumbrando la creación de un hogar: listo para comprar una casa en Mexicali.

En la imposibilidad en la cual la mayoría de las personas se encuentran con respecto a pagar una casa de contado, ahora existen créditos hipotecarios que vuelven realidad el sueño de comprar una casa en Mexicali.

Los beneficios de comprar una casa en Mexicali

  • Pasado cierto tiempo, siendo constatne, llegas a un punto en el cual no vuelves a pensar en ese gasto
  • El valor del inmueble puede aumentar con el paso del tiempo y con un mantenimiento adecuado
  • Modificas el espacio a tu gusto
  • Sirve como respaldo que genera seguridad económica

Las desventajas de obtener una casa

  • La dificultad de pagar las mensualidades del crédito
  • Que el inmueble no resulte de acuerdo a lo que creías haber comprado. Ya sea que su calidad no sea la que aparentaba o que la distribución no se adecúe a tu forma de vida.
  • El valor de tu viviendo puede disminuir si no cuentas con el presupuesto para realizar los pagos del mantenimiento
  • Que ocurra un fenómeno natural que maltrate el estado de tu casa, que no tengas seguro o el presupuesto para pagar el seguro.

Aunque por otra parte, ninguna decisión debe llevarte a sentirte sin libertad, si se abre una oportunidad en tu camino, aun con una casa, existen posibilidades de qué hacer con ella, por lo que tampoco puede verse el tener un inmueble como una ancla. Es más bien un punto de partida. Ya sea para la realización de una familia o generar un patrimonio.

La seguridad de lo cambiante

Se están enfilando diversas condiciones en tu vida, desde un trabajo estable, hasta una relación de pareja que comienza. Sin embargo todavía sientes que en cualquier momento podría atraerte realizar algún cambio, de lo que sea, esto significa que continuas todavía en un estado cambiante. Aquí es cuando tiene todo el sentido del mundo rentar un inmueble. Habría que dejar de pensar en la frase “rentar es desperdiciar el dinero”, porque son otras las prioridades a donde está siendo destinado tu ingreso.

Las ventajas de rentar

  • Es que puedes cambiar de espacio en el momento que lo desees
  • Puedes trasladarte de ciudad y hasta de país
  • El espacio puede estar cada vez más cercano a la oficina, lo cual te permite comer en casa y hacer una serie de ahorros.
  • Como el gasto puede ser menor tienes la posibilidad de realizar un ahorro para utilizarlo en lo que desees
  • El mantenimiento del lugar no es tu responsabilidad.

Los riesgos de rentar

  • Se te puede pedir el desalojamiento en cualquier momento, una vez que tu contrato haya vencido, forzándote a un cambio que no estabas buscando.
  • Que el dueño del inmueble no cumpla con lo que debe hacerse en cuanto al mantenimiento
  • La cuota anticipo o depósito que debes desembolsar antes de la firma del contrato

Con esto puedes reconocer que de lo que se trata es de reconocer el momento en el que te encuentras en el camino y hacia dónde vas según sean tus planes. La decisión depende de ti, y de nadie más, cada quien va moldeando el cómo satisfacer sus necesidades. Con el paso del tiempo puedes estar en otra posición y volver a detectar tus necesidades para tomar otra decisión.