02-mar-2017 8:01:00

Tips

¡No a las dietas, sí al cambio de hábitos!

Andrea Sánchez

Blogger
Andrea Sánchez

Recibe los mejores tips de la industria en tu inbox

Recomienda y gana más con PromoCasa, gana hasta $12,000 pesos extras

Ya está por concluir el segundo mes del año y es probable que, con el pretexto del día de La Candelaria, hayas decidido “dejar para después” uno de los propósitos recurrentes de cada año: bajar de peso.


No cabe duda que éste es uno de esos propósitos que todos deseamos cumplir, pero definitivamente es uno de los más complicados. Entre compromisos sociales, la rutina, la familia, el trabajo y las tareas en casa, iniciar una dieta puede ser todo un reto.


Ahora, pasados todos los pretextos de fin e inicio de año, te tenemos una recomendación que será clave para cumplir esta meta personal: olvídate de la dieta y mejor cambia de hábitos.


¿Cambio de hábitos?


Seguramente has intentado hacer un sinfín de dietas, pero llegan el sábado y el domingo y te ves rodeado de tentaciones. Esto se debe a que, al hacer dieta, muchos alimentos que regularmente disfrutas ahora quedan prohibidos. Si llevas a cabo lo que sugerimos, encontrarás pequeñas pero importantes detalles que marcan la diferencia entre la noción de hacer dieta y un cambio total de hábitos.


Al hacer dieta:

  • Te estás privando de comer lo que disfrutas
  • Cocinas para ti, no siempre para tu familia
  • Sientas que no hay opciones ricas de comida
  • Los eventos sociales son un martirio


Al cambiar de hábitos:

  • Aprendes a disfrutar cada alimento que preparas
  • Dejas volar tu creatividad
  • No sólo cambias tu, también la alimentación de tu familia
  • Conoces una mayor diversidad de alimentos y formas de cocinarlos




¿Cómo comenzar?

Lo hemos escuchado desde pequeños: “Come frutas y verduras”. Es lo principal y de lo más básico. De manera paulatina incorpora más vegetales a tus comidas diarias, al igual que frutas.


Actualmente existen muchas referencias de sitios que te enseñan a cocinar alimentos sanos y deliciosos. Investiga en Internet y define cuál se adecua más a tu estilo de cocina y, sobre todo, checa los tiempos de preparación para que te sea aún más accesible comenzar a implementar mejoras en tu un nuevo plan alimenticio.


Elimina las bebidas gaseosas y azucaradas, y sustitúyelas por agua natural o agua con frutas. No olvides hacer al menos 30 minutos de ejercicio diarios; el cambio de hábitos no sólo se refiere a la alimentación sino también a ser más activos físicamente.