May 17, 2016 8:57:49 PM

Vivir en Descanso: un lugar cerca del mar para fomentar la curiosidad

PromoCasa

Blogger
PromoCasa

Recibe los mejores tips de la industria en tu inbox

Recomienda y gana más con PromoCasa, gana hasta $12,000 pesos extras

Vivir en una zona que coexiste con la naturaleza, ya sea selva, bosque o mar, le da a ti y a tu familia, otras posibilidades de exploración. Vivir en el Desarrollo Descanso alienta esa posibilidad. Los niños son seres curiosos. Son exploradores que se divierten como lo hace un científico, a partir de la observación, de la contemplación, y de la divagación; y así también es como aprenden sobre el mundo que los rodea.

Desde temprana edad los niños aprenden sobre la ciencia, sobretodo a partir de su relación con la naturaleza, es cuando más despierta está la atracción hacia los animales y las plantas, y los descubrimientos que puede haber ahí.

En un lugar como Desarrollo Descanso no hay excusas para contemplar una forma de vida más coherente con la naturaleza, y con la propia naturaleza del ser humano, que en este caso se revela como un ser curioso desde pequeño.

Adentrarnos en el mundo del juego con nuestros hijos o sobrinos también nos lleva a recordar esa fascinante exploración que sucede a partir de la curiosidad. Fomentar esta actitud en los niños, un despertar hacia experimentar sobre todo lo que sucede a su alrededor también, y de alguna forma, evita la idea de que la ciencia es un camino aburrido o tedioso, que solo trata de temas complicados que no se pueden comprender.

Los adultos olvidamos ese despertar y esas sorpresas. Esas maravillas que se encuentran alrededor y que están ahí para ser contempladas y para experimentar con ellas. Ver, escuchar y oler el mar. Caminar, recoger algún caracol, observar las nubes, las rocas, la arena. Todo está ahí para ser descubierto y también para olvidar los pendientes y sucesos a los cuales les solemos dar demasiada importancia.

No todo existe a partir de la razón, sino al contrario, llegamos a este mundo con una genuina curiosidad que se fue apagando debido a una lógica que devela un deber ser, mientras que nada es al final como esperamos. Mejor invirtamos los valores y reconsideremos nuestra capacidad de volver a ser curiosos con el entorno que nos rodea, explorarlo, observar e interactuar con él.

La curiosidad también nos lleva a un estado de tranquilidad y paz, a un presente alcanzable que se puede disfrutar porque todo es ahí, en el momento, en el instante.

Tu casa en Rosarito dentro del Desarrollo Descanso te brinda la oportunidad perfecta para realizar esta reconexión con tu alrededor, con el mar y los efectos que tiene la naturaleza en tu curiosidad. Darte esa oportunidad y vivir verdaderamente acorde con las sensaciones que tu cuerpo y mente experimentan en un espacio natural solo depende de ti.