Spread the love

Como en textos anteriores lo hemos referido, el avistamiento de estas especies es uno de los espectáculos naturales más impresionantes que Baja California puede darse el lujo de ofrecer a turistas tanto nacionales como extranjeros.

Año con año nuestra entidad ofrece tanto para externos como para la población propia del lugar, el avistamiento de ballenas, pero, ¿sabemos por qué sucede? Te contamos.

Las ballenas grises emigran anualmente a Alaska para pasar en sus aguas el verano. Más tarde, para el invierno, bajan a refugiarse en las aguas de Baja California, entorno que les ofrece temperaturas más agradables, más cálidas.

La temporada de avistamiento en BC abarca desde noviembre y hasta marzo o abril, aunque, como ya hemos comentado, el mejor momento para acercarse a este acontecimiento es a finales de enero y durante febrero. Su viaje de retorno a mares más gélidos abarca de febrero y hasta junio.

Consiste en un viaje de alrededor de 6 mil 500 kilómetros, que se recorre a una velocidad de 20 kilómetros por hora, aproximadamente. El propósito de esta larga travesía es nada menos que la reproducción, el nacimiento de las crías de estos enormes cetáceos.

Las hembras que llegan a costas nacionales ya preñadas, tienen a sus ballenatos en las aguas bajacalifornianas debido a las condiciones ambientales que éstas ofrecen; las que no, pero que ya han llegado a la edad reproductiva, se encuentran en estas latitudes con los machos para aparearse.

Las lagunas Ojo de Liebre, San Ignacio, el complejo lagunar de Bahía Magdalena –parte de la costa occidental de Baja California Sur–, son los lugares que reciben a todas estas especies. Se trata de espacios resguardados, en donde la entrada de grandes depredadores como orcas o tiburones no es posible, por lo que las ballenas pueden desplazarse y habitar las aguas con tranquilidad.

Además, dato curioso, la salinidad de las aguas de estas lagunas tiene un punto tan alto que permite que los ballenatos recién nacidos floten, aprendan a nadar y se fortalezcan rápidamente.

Por supuesto, acercarse a vivir esta experiencia única en Baja California implica hacerlo correctamente, siguiendo las normas establecidas, en un grupo y con un guía que tenga experiencia y conocimientos. Puede suceder, por ejemplo, que si las embarcaciones de los visitantes se encuentran demasiado cerca de las ballenas, ellas se sumergen y huyen, esto como reflejo natural ante el hecho de que son madres con ballenatos recién nacidos y es su manera de protegerlos. No querrías arruinar tu paseo y hacer que sucediera esto, ¿o sí?

Durante los recorridos también será posible ver especies de aves como pelícanos y gaviotas, además de lobos marinos y delfines. ¿Qué dices, quieres viajar a Baja California?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow Us on Instagram