Spread the love

Se dice que la oferta obedece a la demanda. Actualmente el mercado inmobiliario vive un crecimiento importante y, con ello, de manera paralela, se ha desarrollado una amplia variedad de opciones de crédito que apoyen la iniciativa firme que cada vez más mexicanos tienen de querer adquirir una propiedad.

El hacerse de una casa propia es un paso grande, así sea como un logro personal, como una meta familiar o un objetivo de pareja. En esa ambición se depositan esfuerzos de todo tipo, por lo que elegir un crédito hipotecario se convierte en una decisión que no debe tomarse a la ligera.

Hay hipotecas que se adaptan a todos los bolsillos pero, sabiendo que hablamos de un compromiso a largo plazo, ¿cómo se elege la mejor? ¿En dónde está la clave? A continuación te damos algunos consejos que puedes tomar en cuenta al momento de tener que decidirte por una.

Pensar antes de actuar
Antes de aventurarte a la búsqueda de hipotecas, reflexiona si es o no la mejor opción para los planes que tienes en mente. Recuerda que es un gasto a mediano o largo plazo –entre 15 y 20 años–, por lo que debes tener la certeza de tu solvencia económica durante ese mismo periodo.

Explorar el terreno
Ahora que estás seguro, acércate a todas las opciones que existen en el mercado. Da uso de recomendaciones y de datos que encuentres por tu cuenta; recábalos e infórmate profundamente de los pormenores y las “letras chiquitas” de cada uno.

Comparaciones
La información será tu mejor fortaleza. Cuando estés enterado de todas las alternativas a tu alcance, evalúa cada una de ellas y considera aspectos como:

  • La calidad de servicio y el tiempo de respuesta para la autorización de tu crédito.
  • El porcentaje de la tasa. Te recomendamos que elijas un crédito hipotecario de tasa fija.
  • Monto del enganche inicial.
  • La modalidad de pagos: si será o no una tasa fija, la cifra exacta de las mensualidades y si éstas presentarán o no cambios.
  • Tomar en cuenta la comisión por apertura, investigación, y si existen por pagos anticipados.
  • Ventajas generales de la oferta, si incluyen beneficios extra que pueda protegerte mejor, como algún tipo de seguro, por ejemplo.

Adecuación
Si bien son planes establecidos y relativamente comunes entre sí, encontrarás pequeñas diferencias entre ellos. Es ahí donde radicará la clave en descubrir cuál resulta más flexible o se adapta de mejor manera a tus necesidades particulares.

Asesoría
No dudes en acercarte a expertos que, con opiniones informadas y argumentos válidos, puedan orientarte a dar con el plan que mejor te convenga, o que represente mayor compatibilidad con tu situación económica o la integridad de tu plan de vida.

Elegir la mejor hipoteca puede no ser lo más sencillo, pero el esfuerzo que implica el llegar al plan ideal para ti puede facilitarte muchos procesos y llevarte más rápidamente a conquistar la meta de tener un inmueble completamente de tu propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow Us on Instagram