Spread the love

Comprar una casa o departamento es una gran responsabilidad económica, debido al monto por pagar, por lo que se necesita ir realizando con el tiempo pero, ¿qué no sucede en diez o quince años? Por esto cualquiera que haya contratado una hipoteca no está tranquilo del todo, y quien está pensando en hacerlo no logra convencerse.

Una hipoteca significa que se trata de una casa que se paga con un crédito y que tiene como garantía la misma casa, para la institución financiera. La casa se adquiere hasta que se termina de pagar y un notario da fe del hecho.

Dejar de pagar una hipoteca es adentrarse a prolongados proceso legales que hasta dentro de 10 o 20 años van dando una resolución, cuando se trata de instituciones públicas, o 1.5 a 3 años cuando el crédito es con la banca privada. Los rezagos que deja son una mala nota en el buró de crédito, un posible embargo y pérdida de la casa, y la dificultad de recuperar el inmueble.

Entonces, ¿qué sucede al no poder pagar la hipoteca?

Cuando no puedes hacer el pago de tu hipoteca debido a un imprevisto urgente, o a que han cambiado las condiciones de tu economía, puedes irle avisando al banco o institución financiera para darles a conocer tu posición.

Dependiendo el tipo de institución que esté trabajando contigo, existen diversas medidas que ellos mismos van a plantearte, ya sea cambiar los pagos o congelar los intereses del crédito, aunque esto pueda significar intereses moratorios de un precio más elevado.

También es posible obtener un seguro de desempleo al momento de contratar una hipoteca. Es necesario comprobar que incurrió en un despido y tener los documentos que la aseguradora pide. El seguro llega a cubrir la amortización del capital, los intereses, derechos y otros gastos.

Cuando hay instituciones de vivienda como el Infonavit, hay fondos y seguros que la misma institución te ofrece para poder tener un lapso de tiempo de exención de pago de la hipoteca. Aunque esto signifique el que más adelante se deban pagar intereses.

El consejo más valioso es tener por lo menos un ahorro de tres mensualidades para emergencia, de manera que la institución financiera no comienza a intentar recuperar la casa.

Y todavía más certero aun, se debe de obtener un crédito hipotecario solo en caso de que la situación financiera en la que se encuentra esté previamente analizada, y que sea realista la posibilidad de mantener este tipo de pagos para aquel que quiere cumplir su sueño de obtener una casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow Us on Instagram