Spread the love

En PromoCasa sabemos que hoy en día es mucho más sencillo adquirir alguna de nuestras casas en Mexicali, Tijuana o Rosarito, ya que las opciones de créditos hipotecarios no sólo se limita a los ofrecidos por el Infonavit o Fovissste, pues en la actualidad, la banca también ofrece grandes beneficios como una tasa de interés más baja.

Los créditos para vivienda que ofrecen instituciones como Infonavit o Fovissste tienen una tasa de interés de 11 por ciento en promedio, mientras que la banca comercial cobra un 9.7 por ciento, lo que ha ocasionado que más del nueve por ciento de los hogares en México haya accedido a un préstamo hipotecario privado en los últimos dos años.

Desde el 2012 a la fecha, casi el 10 por ciento de los 30 millones de hogares mexicanos, según el Inegi, han pedido un crédito hipotecario para adquirir vivienda nueva, cambiarla o mejorarla, debido a la baja de intereses. “Ahora es más fácil que quienes tienen una casa de interés social puedan obtener una de nivel medio y los que tienen una de nivel medio adquieran una vivienda residencial”, dijo el economista Senior de Bancomer, Samuel Vázquez.

Explicó en entrevista que actualmente el promedio de interés para un crédito bancario de vivienda es de 9.7 por ciento, mientras que hace dos años era de 12 por ciento, sin embargo, dependiendo del tipo de crédito, del plazo para pagarlo, de la persona que lo solicita y de la institución financiera, la tasa se puede reducir, incluso, a menos de ocho por ciento.casas_en_tijuana_tasas

“Las condiciones del crédito hipotecario que ofrece la banca están en las mejores condiciones que hemos observado en la historia, la realidad es que las tasas de interés que están ofreciendo son las más bajas, no sólo del mercado sino a nivel histórico, los plazos para pagar son más largos y el monto del préstamo también aumentó”, esto como resultado de la competencia entre los bancos para captar más clientes, destacó Vázquez.

Sin embargo, explicó que las personas que acuden a los bancos “por lo regular tienen ingresos suficientes para acercarse al mercado por sí solas”, y aspiran a una vivienda media o residencial.

Mientras tanto, aquellas personas que ganan menos de cinco salarios mínimos, 70.10 pesos por jornada laboral, “necesitan un apoyo adicional para adquirir una vivienda, ya sea un subsidio directo (dinero físico) como el que da la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), o subsidios en plazos, como los de los institutos públicos, por ejemplo, el Infonavit”.

Además, para que la banca otorgue un crédito, es necesario que ésta cuente con servicios, como agua potable, luz, alcantarillado y conectividad, la persona que lo solicite gane más de cinco salarios mínimos y demuestre tener ingresos constantes, y de preferencia tener un empleo formal, seguridad social y un buen comportamiento crediticio, comentó Vázquez.

Si bien, se puede obtener un crédito bancario de vivienda aunque no se tenga un trabajo formal, la tasa de interés aumenta porque es un “usuario de riesgo, ya que el empleo lo puede dejar en cualquier momento”, explicó.

De acuerdo con el economista Senior de Bancomer, el reto para la industria este 2015 es crecer poco más de 10 por ciento en cuanto al monto crediticio y por lo menos un siete por ciento en el número de préstamos otorgados.

En PromoCasa te damos las mejores opciones para que adquieras una vivienda propia y la conviertas en el hogar ideal.

Te recordamos que en PromoCasa contamos con diferentes casas en Mexicali, casas en Tijuana y Rosarito ideales para tu familia.

Fuente: Razón 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow Us on Instagram